Libertadores 1988: Pasaron 29 años

By | 29 octubre, 2017

Un 26 de octubre, pero de 1988, Nacional conquistaba su tercera Copa Libertadores. A continuación, el merecido recuerdo para aquella campaña y los héroes de la misma.
El año 1988 encuentra a Nacional en un momento de cambios en el plantel principal. A los jugadores Santiago Ostolaza, Jorge Seré, José Luis Pintos Saldanha, Carlos Soca, Jorge Cardaccio, Tony Gómez, Sergio Olivera, Ernesto Vargas y Yubert Lemos se le unen inicialmente Daniel Felipe Revelez y Juan Carlos De Lima y, posteriormente, Hugo De León.

La serie inicial de aquella Libertadores estaba constituida por Nacional, Wanderers, América de Cali y Millonarios de Bogotá. Por primera vez (y única, ya que la reglamentación volvería a cambiar clasificando a tres en 1989), avanzaban solo dos equipos a la segunda fase de la Copa.
El primer partido es contra Wanderers el 29 de junio del 1988 en el Estadio Centenario ante 10.000 personas con empate 0-0. Nacional formó con Seré, Gómez, Lasarte, Revelez y Pintos Saldanha. Lemos, Ostolaza, Castro, Vargas, De Lima y Olivera.

De local, recibe la visita de los equipos colombianos. Le gana al América de Cali por 2-0 (Revelez, con gran golpe de cabeza, y Vargas) con el arbitraje del argentino Loustau, habiendo ingresado cómo titular Morán por Olivera. Esa noche ya fueron 15.000 personas.

Luego prosigue su buena senda, con triunfo ante el Millonarios de Bogotá por 4-1, con goles de Lemos dos veces, Cardaccio y Castro, esta vez ante 30.000 espectadores.

Revancha ante Wanderers el 18 de julio y, con gol de Morán, es victoria por 1-0, con casi 40.000 almas en el Centenario. El entusiasmo iba “in crescendo”.

Viajando hacia Colombia, queda la sensación de que la clasificación está al alcance de la mano, pero la catástrofe de Bogotá contra el Millonarios (1-6, gol de Vargas) desalienta al más optimista. De cualquier manera había que jugar en Cali con América. En este partido, ya a los pocos minutos, penal a favor de Nacional que contiene al arquero colombiano Zape, ante remate de De Lima. Al final el 0-0 se mantiene, con un Nacional atacando continuamente.

En segunda fase se cruza con Universidad Católica de Chile en partidos eliminatorios. En Santiago es la primera contienda, y luego de ir en desventaja 0-1, logra empatar con gol de cabeza de Revelez. Ya en el Centenario con casi 30.000 personas empatan 0-0 y el Decano logra la clasificación.

Quedando ocho equipos disputando la Copa, Nacional debe viajar a Rosario, para jugar contra Newell´s Old Boys. Comienza ganando 1-0 con golazo de De Lima, cuándo habían saltado a cabecear cuatro hombres de Nacional con una fuerza impresionante. Al final es empate 1-1, y el equipo uruguayo vuelve a Montevideo para ganar en la revancha por 2-1, partido presenciado por casi 60.000 personas. Abre la cuenta Ostolaza con un corto golpe de cabeza luego de un rebote y aumenta Lemos con un gran tiro de más de 35 metros.

Clasificado para las semifinales, su rival es nuevamente América de Cali. Otra vez en Montevideo y con 35.000 personas, Nacional lo derrota, una vez más, por 1 a 0 con un gol de Lemos, que recoge un centro de Soca para convertir en el arco de la tribuna Colombes.

En la revancha y con incidentes en todas partes (hotel, estadio) Nacional empata sobre el final del match con un gran gol de De Lima.

El destino marcaba la final contra el mismo cuadro argentino de Rosario. Es entonces que debe jugar como visitante el primer partido, donde pierde por 1 a 0. De todas maneras, se tienen la convicción de que en Montevideo puede recomponerse el equipo y brindar todo lo bueno que expuso en sus partidos anteriores.

El 26 de octubre, el Centenario era realmente una fiesta, con 80.0000 personas alentando al bolso. Nacional formó con Seré, Pintos Saldanha, Revelez, De León, Soca, Cardaccio, Ostolaza, Lemos, Vargas, De Lima y Castro.

A los 13 minutos, “Pinocho” Vargas recibe un pase de Soca y, con una gran media vuelta, pone el 1-0. El asedio albo era constante, conquistando el segundo gol a los 35 minutos Ostolaza de cabeza.

En el segundo tiempo, Nacional logra el tercer gol por intermedio de Hugo de León, que convierte un penal cometido a William Castro. A pesar de ganar 3 a 0 se jugaron 30 minutos de alargue (por una reglamentación luego suprimida) sin que se alterara el tanteador.

El tri-campeón de América dio la vuelta olímpica con la gente que masivamente lo apoyó. La falange tricolor otra vez fue decisiva para un lauro más de Nacional. A esto se sumaría una nueva Intercontinental, la Copa Interamericana, la Recopa y otros campeonatos internacionales como la Copa de Mar del Plata.

via laabdon.com.uy

Deja un comentario