Se ganó y punto

By | 24 septiembre, 2017

Nacional ganó un partido que era complicado por el golpe del clásico. Todo para mejorar
Por derecha lo mejor y lo único. Nuevamente Martín Lasarte para en cancha un 4 – 2 – 3 – 1, y nuevamente fue un mal partido de Nacional en el medio de la cancha. Y no creo sea casualidad. Con tan solo dos marcadores en el medio la cancha queda ancha, y a partir de allí Racing nos complicó todo el partido. Lo mejor de Nacional estuvo en el primer tiempo por el sector derecho, a pesar de que Leandro Barcia estuvo con un nivel bajo. Pero Matías Zunino debutó de forma aceptable y combinó con Tabaré Viudez de buena manera aunque en forma muy esporádica. Muy preocupante nivel del sector central del equipo. Álvaro González tiene un nivel muy pero muy bajo, y Gonzalo Porras estuvo muy solo. Por las bandas no paramos a nadie y cada pelota dividida fue del equipo de Sayago.

Por la defensa. El segundo tiempo fue peor aún que el primero. Cada ataque de Racing terminaba en la línea de zagueros, o en las manos de Coco Conde. O en el mejor de los casos en corner o saque de meta. Nunca fuimos capaz de parar un embate rival lejos del área. Mal parados, sin formar bloques defensivos, corriendo siempre de atrás, lentos de reacción. La verdad es que fuimos un desastre total en este segundo tiempo. No nos empataron por la impericia del rival o por las salvadas milagrosas en nuestro arco. Además las pocas veces que robamos el balón o que lográbamos dominarlo en el sector central, en lugar de buscar tocar por bajo y triangular, se utilizó el pelotazo largo, y nuevamente volver a empezar para que el balón terminara cerca del arco de Conde.

Todo para mejorar. Si hay algo para rescatar es únicamente los tres puntos. Espero, ruego, que Lasarte no utilice más este sistema. Y menos en este momento de tranta fragilidad anímica. Realmente fue preocupante, y está clarísimo que jugando así no vamos a llegar al objetivo de llegar a las últimas fechas con posibilidades de pelear el torneo.. Hay mucho para mejorar, por no decir todo. Defensa, ataque, confianza, fuerza anímica. La esperanza hoy radica en que los ingresos de Diego Arismendi y Diego Polenta mejoren el rendimiento defensivo, y le den una inyección anímica a este equipo, y a partir de mejorar en la solidez defensiva mejorar el resto. ¡Arriba Nacional que se puede!

via decano.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *