Con el sello tricolor: ¡Heroico empate en los descuentos y con 10!

By | 6 abril, 2017

Un zurdazo impresionante de Rodrigo Aguirre en el minuto 92 le permitió a un Nacional con 10 hombres en cancha igualar un clásico que parecía perdido (1-1).

Se jugaban ya los descuentos cuando, en la última jugada del partido, Rafael García envió un pelotazo largo que fue rechazado a medias por un zaguero de Peñarol.

El rebote le quedó servido a Aguirre quien, tras acomodar la pelota, se despachó con un zapatazo espectacular a distancia que fulminó el arco aurinegro.

De esa forma, un Decano que no había tenido su mejor noche en cuanto a lo futbolístico y que jugaba con 10 hombres desde los 74´ por expulsión de Brian Lozano, rescató un notable empate que le da la punta en solitario del Apertura (20 puntos).

Premio para un equipo tricolor que no se rindió nunca y que, nuevamente, volvió a demostrar su enorme carácter y espíritu ganador.

PARTIDO. Primer tiempo intenso, parejo, sin demasiadas incidencias de riesgo sobre los arcos.

Comenzó mejor Nacional, que fue el que tuvo las mejores intenciones en esa primera mitad.

Generó muchas faltas a su favor-que incluso merecieron ser castigadas con tarjeta amarilla para el adversario- en las inmediaciones del área, pero no las pudo aprovechar.

Peñarol equiparó las acciones promediando los primeros 45´ y, a los 31´, encontró el primer tanto de la noche, aprovechando una de las pocas ocasiones de las que dispuso.

De allí hasta el final, el Decano se lanzó en ofensiva, pero, a pesar de los intentos de Tabaré Viudez y Sebastián Fernández (de lo mejor del Bolso), no logró encontrar de forma clara las vías para elaborar ataques profundos.

Probó variantes, sí, tanto por derecha como por izquierda, pero no pudo culminar de la mejor manera sus intentos.

Los primeros minutos del complemento fueron de los tricolores, que se fueron arriba en busca del empate.

Un disparo desviado de Alfonso Espino y una tijera de Hugo Silveira que se perdió también afuera mostraron que los albos iban en serio.

Sin embargo, las revoluciones comenzaron a bajar lentamente y allí Martín Lasarte mandó a la cancha a Rodrigo Aguirre y Brian Lozano.

Lamentablemente, Lozano se fue expulsado a los 74´ por doble amarilla y allí el panorama pareció ensombrecerse definitivamente para los nuestros que, igualmente y más allá de que no estaban haciendo un buen fútbol, no se rindieron nunca.

Nacional, que comenzó a crecer desde lo emocional, avisó a los 79´ con un potente cabezazo al ángulo de Aguirre que logró desviar Gastón Guruceaga.

A esa altura, el Decano se la estaba jugando al todo por el todo, quedando muchas veces mano a mano en los contraataques con los atacantes adversarios.

Es que no había otra alternativa. Era el riesgo que había que asumir para empatar el cotejo y asumir la punta de la tabla en solitario.

Y, como marca la historia, los tricolores se la jugaron hasta el último segundo y, como premio, llegó la jugada citada al comienzo de esta nota, el taponazo de Aguirre, el golazo de los albos y el grito de gol de más de medio país para conseguir un punto que parecía totalmente perdido.

Con su sello, Nacional se atribuyó el empate y vuelve a sumar otra heroica página en la historia de los clásicos. Como manda la tradición.

via nacional.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *