A pensar en el miércoles

By | 2 abril, 2017

Nacional perdió, fue superado por el buen juego de Boston River.
Presión alta del rival. El equipo tricolor planteó el mismo esquema futbolístico del 4-2-3-1 con algunos cambios por descanso. Matías Viña ingresó en el lateral izquierdo por Alfonso Espino; Gonzalo Porras y Álvaro González fueron titulares en el medio campo y Kevin Ramírez y Tabaré Viudez jugaron desde el vamos por las bandas. Boston River salió a la cancha intentando presionar sobre la línea final de Nacional y el primer pase en el medio de la cancha. Si bien en el primer tiempo el partido fue parejo, Nacional encontró un gol y se fue ganandor. El equipo tricolor tuvo la pelota, pero faltó velocidad y dinámica, y todo se hizo muy anunciado. Kevin Ramírez no tuvo un buen partido y en líneas generales todo el equipo estuvo bajo.

Pésimo segundo tiempo. El segundo tiempo fue preocupante. No solo faltó juego asociado, tenencia y control, también faltó actitud y marca. Boston River manejó el balón a su antojo e hizo correr al Bolso atrás de la pelota. Así fue que lo dio vuelta, jugando muy bien al fútbol. Para colmo en esta oportunidad Martín Lasarte realizó un cambio que a mi entender perjudicó al equipo. Sacó a Álvaro González, dejó solo para la marca a Gonzalo Porras y eso terminó de inclinar el dominio del esférico y del juego para el rival. Nada para criticar. Era un cambio que en otras oportunidades había salido bien, pero ante un equipo de muy buen pie no dio resultado.

Preocupante. Si lo miramos desde el punto de vista de los puntos, Nacional sigue siendo el líder en puntos perdidos. Lo preocupante hoy es el juego. Nacional no tuvo un buen partido y fue superado futbolística y anímicamente. Faltaron algunos jugadores que a mí entender son fundamentales como Diego Arismendi, Santiago Romero y arriba Hugo Silveira. Para el clásico es probable que ellos vuelvan al equipo y por allí puede haber un repunte sobre todo en la entrega y el empuje. Desde lo futbolístico el sábado se anduvo bajo pero no tengo dudas que la motivación que genera jugar un clásico levantará el nivel de varios jugadores y seguramente el miércoles nos encontremos festejando. Arriba Nacional que esto sigue y en tres días está la mejor revancha que se puede tener.

via decano.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *