Daily Archives: 6 abril, 2017

“Una sensación única”

La palabra del héroe de la noche clásica: Rodrigo Aguirre, el autor del agónico empate ante Peñarol a los 92´.

Análisis del partido

“Este empate es mérito por lo que hizo este equipo y la rebeldía que tiene. Fue un resultado justo, porque fue un partido muy parejo, ambos cuadros tuvieron chances de gol. Después, fue como todo clásico: pelotas divididas, juego aéreo… En el final, Nacional hizo el esfuerzo para empatarlo y, finalmente, lo consiguió”.

El golazo agónico

“El gol fue producto de una pelota larga en la que yo salté a cabecear y el envío me pasó, pero cuando me doy vuelta, encontré el balón, anticipé al jugador de Peñarol y lo primero que hice fue pegarle al arco. Cuando la pelota entró fue una sensación única, una emoción única”.

La importancia del gol

“Este es el gol más importante de mi carrera. Además, fue mi primer gol en el estadio Centenario”.

Nacional líder en solitario del Apertura (20 puntos)

“Antes de arrancar el partido estábamos primeros, sí, pero sabíamos que este partido era fundamental. Hoy estamos contentos por seguir arriba”.

Reservado ante Boston River

“Estaba muy ilusionado por disputar este partido, por eso hablamos con el entrenador de no jugar ante Boston River (Nota: el delantero acumulaba cuatro tarjetas amarillas). Hoy me tocó entrar y anotar el gol y, como dije antes, es una sensación única”.

La espera para ingresar a la cancha

“Apenas arrancó el segundo tiempo hablamos con el entrenador que, si el partido seguía 0-1, me iba a tocar entrar. ¿Qué me dijo el DT? (Martín) Lasarte me pidió que sacara el barrio de adentro y que jugara tranquilo, que era lo que más sabía hacer”.

Envión de cara a lo que viene

“Se vienen dos partidos importantes y difíciles ante Wanderers y Cerro, pero como lo son todos en este campeonato. Igualmente, este encuentro clásico nos da ese plus para seguir adelante”.

via nacional.uy

“El empate fue justo por el esfuerzo, las ganas y la intención de jugar en el segundo tiempo”

A continuación, compartimos la palabra de Martín Lasarte tras el agónico empate obtenido por Nacional en el clásico correspondiente a la 5ª fecha del torneo Apertura.

“El esfuerzo estaba hecho: conseguir un gol in extremis no deja se der una alegría. Van 11 clásicos que Nacional no pierde. Acá hay jugadores que tienen algo especial… Por ejemplo, (Jorge) Fucile solo contra dos rivales en un par de ocasiones y se las arregló para salir airoso, pero no quiero ser injusto porque habría que nombrar a todos los jugadores. Realizaron un esfuerzo extraordinario. A partir de un determinado momento, quedamos con una fórmula poco ortodoxa en cancha: 3-3-1-2, con Alfonso (Espino) de volante izquierdo, Martín (Ligüera) de enganche y dos delanteros. Para el esfuerzo, las ganas y la intención de jugar en el segundo tiempo, me parece justo el empate. El primer tiempo fue de centros, segundos balones, poca elaboración, pero el fútbol tiene eso. No hay tabla de merecimientos. Hubiera sido injusto perder por el esfuerzo, el trabajo y las circunstancias que el encuentro nos planteó. A la hora de plantear el cotejo, queríamos manejar una idea similar a la del partido con Lanús, con dos volantes externos que trabajaran en el cierre, pero que tuvieran participación a la hora de la respuesta. Tabaré (Viudez) venía jugando bien y podía darnos una mano. El partido respondió el camino, no me dio la sensación de dominio de alguno de los dos: en algunos momentos primó uno y, en los restantes, el otro. La segunda parte fue más de Nacional. Anímicamente viene muy bien la forma en que el equipo se comportó y la forma en que se logró el resultado. ¿La expulsión de Brian Lozano? Prefiero jugar siempre con 11, no con 10, pero no se notó esa diferencia en cancha. Igualmente, esa situación llevó a que los 10 en campo doblegaran su esfuerzo. Somos líderes en solitario, pero falta mucho. Venimos jugando entre semana y eso se siente”.

via nacional.uy

Con el sello tricolor: ¡Heroico empate en los descuentos y con 10!

Un zurdazo impresionante de Rodrigo Aguirre en el minuto 92 le permitió a un Nacional con 10 hombres en cancha igualar un clásico que parecía perdido (1-1).

Se jugaban ya los descuentos cuando, en la última jugada del partido, Rafael García envió un pelotazo largo que fue rechazado a medias por un zaguero de Peñarol.

El rebote le quedó servido a Aguirre quien, tras acomodar la pelota, se despachó con un zapatazo espectacular a distancia que fulminó el arco aurinegro.

De esa forma, un Decano que no había tenido su mejor noche en cuanto a lo futbolístico y que jugaba con 10 hombres desde los 74´ por expulsión de Brian Lozano, rescató un notable empate que le da la punta en solitario del Apertura (20 puntos).

Premio para un equipo tricolor que no se rindió nunca y que, nuevamente, volvió a demostrar su enorme carácter y espíritu ganador.

PARTIDO. Primer tiempo intenso, parejo, sin demasiadas incidencias de riesgo sobre los arcos.

Comenzó mejor Nacional, que fue el que tuvo las mejores intenciones en esa primera mitad.

Generó muchas faltas a su favor-que incluso merecieron ser castigadas con tarjeta amarilla para el adversario- en las inmediaciones del área, pero no las pudo aprovechar.

Peñarol equiparó las acciones promediando los primeros 45´ y, a los 31´, encontró el primer tanto de la noche, aprovechando una de las pocas ocasiones de las que dispuso.

De allí hasta el final, el Decano se lanzó en ofensiva, pero, a pesar de los intentos de Tabaré Viudez y Sebastián Fernández (de lo mejor del Bolso), no logró encontrar de forma clara las vías para elaborar ataques profundos.

Probó variantes, sí, tanto por derecha como por izquierda, pero no pudo culminar de la mejor manera sus intentos.

Los primeros minutos del complemento fueron de los tricolores, que se fueron arriba en busca del empate.

Un disparo desviado de Alfonso Espino y una tijera de Hugo Silveira que se perdió también afuera mostraron que los albos iban en serio.

Sin embargo, las revoluciones comenzaron a bajar lentamente y allí Martín Lasarte mandó a la cancha a Rodrigo Aguirre y Brian Lozano.

Lamentablemente, Lozano se fue expulsado a los 74´ por doble amarilla y allí el panorama pareció ensombrecerse definitivamente para los nuestros que, igualmente y más allá de que no estaban haciendo un buen fútbol, no se rindieron nunca.

Nacional, que comenzó a crecer desde lo emocional, avisó a los 79´ con un potente cabezazo al ángulo de Aguirre que logró desviar Gastón Guruceaga.

A esa altura, el Decano se la estaba jugando al todo por el todo, quedando muchas veces mano a mano en los contraataques con los atacantes adversarios.

Es que no había otra alternativa. Era el riesgo que había que asumir para empatar el cotejo y asumir la punta de la tabla en solitario.

Y, como marca la historia, los tricolores se la jugaron hasta el último segundo y, como premio, llegó la jugada citada al comienzo de esta nota, el taponazo de Aguirre, el golazo de los albos y el grito de gol de más de medio país para conseguir un punto que parecía totalmente perdido.

Con su sello, Nacional se atribuyó el empate y vuelve a sumar otra heroica página en la historia de los clásicos. Como manda la tradición.

via nacional.uy

Ya van tres años y 11 clásicos

Nacional elevó a 11 la cifra de clásicos invicto.
Nacional elevó a 11 la cifra de clásicos invicto.
Con el empate in extremis obtenido ante Peñarol (1-1) el miércoles 5 de abril en el estadio Centenario por la 5ª fecha del torneo Apertura, Nacional elevó a 11 la cifra de clásicos consecutivos invicto ante su tradicional adversario.

En concreto: se trata de seis triunfos y cinco empates, con 21 tantos a favor y 10 en contra.

La última derrota tricolor se remonta al mes de abril de 2014, por lo que ya van tres años en carácter de invicto ante los aurinegros.

Los seis triunfos clásicos en todo ese lapso tuvieron todos los condimentos posibles: desde la mayor y más increíble remontada de la historia de los encuentros entre las dos enseñas más tradicionales del país (Apertura 2014, 2-1 con tantos en los descuentos de Sebastián Fernández y el recordado tiro libre de Álvaro Recoba), pasando por triunfos claros como el 3-0 del verano 2015 y el 3-1 del verano 2016, una victoria impactante en el alargue en la final del Campeonato Uruguayo 2014/2015 (3-2) y terminando con otros un poco más ajustados, pero no menos merecidos y trascendentes.

Y los empates también tienen lo suyo como el logrado este último miércoles con un tanto increíble de Rodrigo Aguirre a los 92´ cuando ya todo parecía perdido.

A continuación, el detalle de los últimos cotejos clásicos.

09/11/2014 Nacional-Peñarol 2-1 Apertura
12/01/2015 Peñarol-Nacional 0-1 Copa Bandes
18/01/2015 Nacional-Peñarol 3-0 Copa Antel
17/05/2015 Peñarol-Nacional 1-1 Clausura
14/06/2015 Nacional-Peñarol 3-2 Final Campeonato Uruguayo
08/11/2015 Nacional-Peñarol 1-1 Apertura
14/01/2016 Peñarol-Nacional 1-1 Copa Bandes
20/01/2016 Nacional-Peñarol 3-1 Copa Antel
15/05/2016 Nacional-Peñarol 2-2 Clausura
27/11/2016 Nacional-Peñarol 3-0 Uruguayo Especial
5/04/2017 Nacional-Peñarol 1-1 Apertura

via nacional.uy

¡No nos ganan más!

Con alma, con corazón, con diez, con la hinchada y en los descuentos.
Perdiendo en el medio. En la previa la prensa manejaba la duda sobre si jugaba Tabaré Viudez o Álvaro González. Martín Lasarte se inclinó por Viudez y, lo dije previamente, creo que allí hubo un error en el armado. Lo primordial era ganar el medio de la cancha, y con Kevin Ramírez y Tabaré Viudez me parecía se podía complicar ese aspecto. Y así fue. Si bien por arriba se ganó permanentemente a través de Santiago Romero y sobre todo de Diego Arismendi, las segundas pelotas y las divididas eran todas del rival. Esto llevó a que el rival tuviera una leve superioridad, que se concretó en la red a los treinta minutos del partido, para irnos en desventaja al entretiempo.

Algo mejor. El segundo tiempo comenzó con una leve mejoría aunque no se traducía en jugadas concretas de gol. El ingreso de Rodrigo Aguirre le dio algo de vivacidad al equipo por la banda, y eso generó esperanzas. Sin embargo la expulsión bien concretada de Brian Lozano parecía terminar con las mismas, pero en cancha estaba Nacional y ese enorme escudo glorioso que nunca da por perdido un partido hasta el final. Incluso con diez se mejoró en el juego distribuyendo mejor la pelota y desbordando por las bandas. Coincide la mejoría con la entrada de Martín Ligüera, quien demostró, nuevamente, tener clase y jerarquía. Se tuvo el empate en un gran cabezazo de Rodrigo Aguirre y parecía no era la noche del jugador tricolor, pero pasada la hora metió un zapatazo al ángulo que dejó un sabor muy dulce.

Empate y la punta en solitario. No hay que perder el foco. Se jugó mal al fútbol, sin embargo Nacional no merecía irse perdiendo este clásico. Porque el rival no fue tan superior, porque la entrega y la rebeldía merecían un premio. Para destacar la entrega de Alfonso Espino, de Santiago Romero pero sobre todo la de un jugador que creo viene siendo injustamente criticado como Diego Arismendi. Jugador surgido de la gran cantera tricolor, ganador y que en estos partidos se agiganta. Hoy se sostuvo el partido, y se empató gracias a ellos. Gracias muchachos por demostrar lo grande que es Nacional. Estamos muy bien representados.

¡Nacional para todo el mundo!

via decano.com