Monthly Archives: febrero 2017

Nacional prepara defensa

River Plate expresó que reclamará los puntos.
Luego del lamentable incidente del domingo a la hora 19:30 en la tribuna Atilio García en el que una persona agredió a un funcionario del personal de recaudación de la AUF y que la Intergremial (formada por jueces, futbolistas, preparadores físicos, entrenadores y periodistas) decidiera que el compromiso sea suspendido, se supo que el club darsenero reclamará los puntos por entender que ya existe un antecedente con el tradicional rival.

Los hechos y las declaraciones de los protagonistas han sido ampliamente difundidos. Pero nos queremos centrar en lo que dice el reglamento y en las diferentes interpretaciones que pueden realizar la delegación de Nacional -en la defensa del caso luego de tomar conocimiento del informe del árbitro- y el reclamo que realizará el club River Plate.

El tema central en este caso es determinar si fue un hecho colectivo o fue se trató de una agresión individual.

La normativa expresa en el artículo 5.1: “Los clubes son responsables del comportamiento de sus jugadores, oficiales, miembros, parciales, aficionados, así como de cualquier otra persona que ejerza o pudiera ejercer en su nombre cualquier función en ocasión del partido.”

El 5.2 es el que prevé la posibilidad de exención de responsabilidad, en este caso de Nacional, y que será la base de la defensa tricolor: “Los clubes son responsables por los hechos punibles previstos en este Código y ocurridos en el recinto del estadio y/o escenario deportivo, antes, durante y después del partido del cual sean participantes; salvo que el club infractor, acredite fehacientemente, que adoptó todas y cada una de las medidas y acciones conducentes a la prevención de los hechos punibles en la forma y de la manera que la autoridad pública le impuso; actuando con toda diligencia, eficiencia y eficacia, en el cumplimiento de cada una de las acciones que específicamente le fueron indicadas por dicha autoridad. En este caso el Tribunal respectivo podrá eximir de responsabilidad al club infractor.”

El artículo 5.9 será fundamental en la resolución de la controversia que se avecina: “Cuando los hechos fueren manifiestamente graves y no respondieren a actitudes individuales, sino de origen indiscutiblemente colectivo, podrá aplicarse penas de quita de puntos al club o clubes responsables, según el siguiente procedimiento.”

El dirigente tricolor Antonio Palma realizó declaraciones luego de la confirmación de la suspensión del partido a la salida del Gran Parque Central y expresó que Nacional va a tomar las sanciones más duras para con el agresor. En el caso de que sea socio, se lo expulsará del padrón y aunque no lo fuera se lo colocará en la “lista negra” para que no pueda concurrir más a las canchas.

El fallo saldría entre el 10 y el 14 de marzo. En caso de que se resuelva jugar el cotejo, será la Mesa Ejecutiva de Primera División quien fije fecha y hora.

via decano.com

Si hay justicia, se jugará

Nacional vs River fue suspendido por una medida gremial.
Ingresé a la Atilio García más de una hora antes del inicio del partido. Al pasar el primer control un funcionario de Nacional alertaba a uno de sus compañeros sobre que algunos se estaban “intentando colar por el lado de las obras”.

Ya en mi lugar dentro de la tribuna recibo la información: un funcionario de recaudación fue agredido y el partido seguramente sea suspendido. Tanto los hinchas que ya estábamos dentro del Gran Parque Central como los que hacía largas colas para ingresar –cosa que finalmente no ocurrió- mantuvimos un comportamiento ejemplar.

Poco a poco fue llegando la información. El funcionario fue agredido por un individuo que sin entrada pretendía ingresar al Parque. Luego se supo que el agresor fue detenido inmediatamente por la seguridad del Club Nacional de Football. El resto de los hinchas seguíamos en calma y sin malos humores. Solo tristeza y desazón por no poder ver a nuestro equipo en una noche hermosa. A eso habíamos ido pero debíamos esperar para retirarnos. Y así lo hicimos, con un comportamiento ejemplar. Una vez más.

Ya en retirada nos enteramos que River Plate solicitará le sea dado por ganado el partido y que el escrito lo ingresará el miércoles apenas la AUF vuelva a abrir sus puertas tras el feriado de carnaval. También que Jorge Casales, presidente de la Mesa Ejecutiva de Primera División, sostiene que se trató de “un hecho aislado e individual” y por lo tanto sin responsabilidad del club organizador.

El fallo sobre lo que acontecerá con este partido se conocerá recién el viernes 10 de marzo, un día después del debut del Decano en la Copa Libertadores ante Lanús. Durante el tiempo que habrá de transcurrir hasta ese momento nuestro Nacional recibirá golpes de todos lados y quienes deban impartir justicia serán presionados. Habrá que estar atentos.

Mientras tanto esperamos la pronta recuperación del trabajador y un rápido esclarecimiento del hecho para tranquilidad de todos.

via decano.com

“Si de tres van tres, no es poco”

Lasarte otra vez fue muy claro al expresarse

Podremos no estar de acuerdo en la elección de algún jugador; que tal está bajo y que otro debe ser el titular, pero el entrenador tricolor tiene claro que tiene en sus manos un plantel muy competitivo y que muchos de los que no juegan pueden ser titulares en cualquier momento. Basta ver el plantel tricolor para observar que Martín Lasarte la tiene difícil a la hora de elegir a quienes defenderán en la cancha al escudo más glorioso del Uruguay.

Sobre el encuentro ante Plaza Colonia Lasarte expresó que “encontramos un partido difícil en el arranque, pero le encontramos la vuelta.” Al referirse al plantel y la riqueza del mismo para el medio uruguayo, hizo hincapié en que “está claro que este banco de suplentes jugaría en otro equipo y también en este. Siempre se habla de los once. A veces no se ve mucho. Aprendí que tiene que ser así. Eso no quita que cualquiera de los que entraron puedan ser titulares en cualquier momento. No queríamos perder potencia en el mediocampo. Diego (Arismendi) hizo un gran esfuerzo. Era Sebastián (Rodríguez) para jugar o más intensidad con Álvaro (González). Empezamos mejor y entramos a lo que nos pasó en otro partido, en un letargo o paciencia y fuimos inocuos. En la segunda parte el equipo comenzó mejor y los que vinieron del banco le dieron frescura, intensidad. Desde ese lugar encontramos el gol. Es un partido que no la tuvimos todas con nosotros y ganamos.”

Realizó además una valoración especial sobre la mentalidad que tienen los jugadores tricolores. El entrenador consideró que ganar también se entrena y que “si de tres van tres, no es poco. Después vendrá el momento de la inercia cuando las cosas salen casi de memoria, triangulación, llegada, es casi automático”.

Sobre la actuación de Hugo Silveira, Martín destacó que ¨es un chico muy humilde, que no se la cree. No tiene techo, con trabajo va a mejorar seguro.”

Sobre Rafa García también tuvo palabas de elogio: “Está muy sólido, muy fuerte. Con Diego (Polenta) habían jugado mucho tiempo juntos. Está muy bien.”

Respecto a Tata González: ¨En un partido apretado y en su vuelta, marcar enseguida es muy importante para él. La idea era tratar de aportar intensidad. Nunca esperé que en la primera jugada Álvaro (González) convirtiera. Tenemos muchos jugadores para jugar de centrales. Hay muchas posibilidades”, valoró.

Por último se refirió a la hinchada que siempre acompaña y alienta a morir en cualquier estadio o ciudad: ¨La hinchada se hace sentir, es muy importante y no descubro nada si digo que alientan sin parar donde sea. Siempre está y siempre alienta. Hacía tiempo que no veía en Uruguay que se tiraran fuegos artificiales, de la parte externa. Estuvo bueno. Ojalá que se vuelva a transformar en la fiesta que fue. Ganaste o perdiste y punto. El fútbol siempre fue así. Estamos un poquito desenfocados. La pasión nos mantuvo y en algún momento nos ha contaminado”, cerró Martín Lasarte.

via decano.com

“Tata” regresó a lo grande y mantuvo líder a Nacional

Un solitario gol de Álvaro González, en su reestreno tricolor, fue suficiente para que Nacional venciera a Plaza 1-0 en Colonia por la 3ª fecha del torneo Apertura.

“Tata” apareció en el momento más oportuno, cuando el Decano más lo necesitaba y solo 43´´ después de su ingreso al campo de juego.

Los tricolores no hicieron una buena primera mitad, pero el complemento fue todo suyo y, de esa forma, justificaron una sólida e importante victoria para seguir líderes con puntaje perfecto.

PARTIDO. Nacional tuvo un buen comienzo: presionó en la zona media, apostó a la banda izquierda y Sebastián Fernández dispuso de un par de ocasiones favorables.

Sin embargo, con el paso de los minutos, el juego se emparejó y fue el local el que comenzó a ocupar territorio tricolor.

Igualmente, los colonienses carecieron de pegada en ofensiva y ese dominio de pelota no lo pudieron traducir en jugadas de riesgo, más allá de algunas opciones de pelota parada.

El Decano reaccionó sobre el final de los primeros 45´ y comenzó a imponer condiciones nuevamente.

Nuevamente “Seba” Fernández volvió a aparecer en ofensiva con un remate que fue despejado por el arquero “patablanca”.

Así se marchó una etapa igualada en condiciones generales.

A Nacional le faltó mayor generación de juego para poder doblegar la resistencia de Plaza una vez que tuvo la posesión de pelota y terreno.

El complemento mostró a los albos recobrando el protagonismo, pero todavía sin poder hacerse fuertes en el área contraria.

Por su parte, el local no se quedaba atrás y, siempre vía pelota quieta, inquietaba a Esteban Conde, que respondió acertadamente.

Martín Lasarte buscó variantes: adentro Rodrigo Aguirre y Martín Ligüera a los 56´.

El tricolor se hizo más fuerte: Ligüera comandó las pelotas paradas y, en una de ellas, en un córner desde el sector izquierdo, Rafael García conectó un potente cabezazo salvado con esfuerzo por Washington Aguerre.

La balanza se decantaba lentamente para el lado del campeón y el deseado gol llegaría de la forma más especial…

Es que, a los 68´, Álvaro González hizo su reestreno con la camiseta del más grande y, apenas 43´´ después, anotó el tanto del desahogo.

Ligüera tomó la pelota por el sector central-pase de Hugo Silveira- y, rápidamente, decidió abrir al sector izquierdo en dirección a Aguirre.

El atacante no dudó: paró el balón, levantó la cabeza y levantó un medido centro al segundo palo por donde, a todo tren, ingresaba “Tata”.

El mediocampista, de primera, puso su pie derecho para vencer al arquero albiverde.

El festejo del gol fue con el alma porque, más allá de la emoción por el regreso, González-que, dicho sea de paso, participó en el origen de la jugada- abrió un partido durísimo y encaminó al éxito a los nuestros. Impresionante.

¿Qué pasó de ahí en más? Con la ventaja, los comandados por Lasarte controlaron las acciones. No sufrieron en su área y, en contrapartida, se mostraron peligrosos atacando, aunque no llegó el segundo.

Igualmente, eso no importó: Nacional sacó un resultado bárbaro gracias al oportunismo de “Tata” González quien, más allá de eso, disputó buenos minutos en su regreso a las canchas uruguayas.

El Decano salió airoso de su visita a Colonia y sigue liderando con puntaje perfecto.

Síntesis

Nacional 1-0 Plaza Colonia

via nacional.uy

Y un día volvió el “Tata”

Con un gol de uno de los tantos hinchas que juegan, Nacional derrotó a Plaza Colonia y es líder absoluto con puntaje ideal.
Dominio tricolor todo el partido. El Bolso comenzó con una variante de nombre, y dos variantes posicionales. Diego Polenta volvió al equipo ocupando su lugar en la zaga, y Diego Arismendi pasó al medio campo. Las posiciones tácticas fueron las mismas de siempre. Nacional comenzó el encuentro dominando el balón, y si bien no se llegaba con claridad, Sebastián Fernández tuvo tres remates que pudieron haber terminado en gol. Plaza Colonia esperó en su campo, con una línea de cinco en el fondo, con las líneas apretadas, y tratando de no dejar espacios y en parte le salió bien. Durante algunos minutos del primer tiempo se soltó incluso, y llegó más cerca del arco de Esteban Conde. Luego se retomó el control por parte del tricolor, que prácticamente duró hasta el final del encuentro.

Cambios que cambiaron. La tónica del segundo tiemp fue la misma, o incluso con un dominio tricolor más acentuado aún. Plaza Colonia se limitó a defender, pero nunca pudo lanzarse al ataque. Si bien la pelota y el partido era controlado, no se llegaba con peligrosidad al arco coloniense, hasta que vinieron los cambios que modificaron el partido y el resultado. Rodrigo Aguirre entró muy bien en el partido, lo mismo que Martín Ligüera, y ni hablar de Álvaro “Tata” González, que a los 40 segundos de haber ingresado, convirtió el gol que nos daría la victoria.

Triunfo para mirar la tabla tranquilos desde arriba. Nacional ha comenzado muy bien el campeonato con tres victorias en tres encuentros, y mira tranquilos desde arriba en la tabla lo que pueda pasar con sus rivales. Para destacar la madurez de un gran técnico que ha tenido directa influencia con los cambios en los dos últimos triunfos. Nacional posee un gran plantel, con muy buenos jugadores que serían titulares en cualquier equipo de varias ligas de América, y manejar un grupo así no es fácil. Sin embargo Martin, con su experiencia, lo ha llevado de la mejor manera, respetando titularidades, pero dando ingreso a jugadores que han incidido directamente en los partidos. Las incorporaciones de Rodrigo Aguirre y “Tata” González le han dado un gran salto de calidad a un plantel que ya era muy bueno, y que se ha mantenido casi en su totalidad. Para agregar al destaque de los jugadores ya mencionados, la actuación de Hugo Silveira. Le está faltando ser un poco más egoísta, ya que muchas veces piensa más en el gol de sus compañeros que en el propio, desperdiciando ocasiones propicias. Sin embargo se ha transformado en un buen asistidor y gran jugador de equipo. Otra buena actuación para destacar la de Rafa García, que cada día se afianza más en la zaga. Nacional ganó, sigue líder en soledad, y con la tranquilidad que brindan los triunfos. A seguir por este camino. ¡Arriba Nacional!

via decano.com

A huevo y corazón

Gran triunfo de atrás del Decano.
El primer tiempo había sido todo de Nacional hasta que el juez salió a demostrar -una vez más- su total falta de categoría para cumplir su trabajo.
Antes Nacional dominó el juego, tuvo la pelota y llegó en algunas ocasiones con peligro hasta el arco rival.

Danubio intentó presionar la salida tricolor, a veces lo logró dentro de las reglas de juego. En otras, fuera del mismo ante la permisividad de ya sabemos quien…

En el gol hubo de todo, en especial una avivada de Danubio que movió la pelota y otra “dormida” de este señor que hace de juez. Fue gol y el Parque estalló al canto de “Vamos Bolso vamos… ponga huevo que ganamos…” Pero no hubo tiempo, tal vez porque el impresentable no dejó rematar el tiro libre que Nacional tuvo a su favor en la hora del primer tiempo.

Segundo tiempo. Fue todo de Nacional luego que superamos los primeros minutos que disputamos a todo nervios.
Nacional jugó fiel a su historia, arriesgando y peleando cada pelota como si fuera la última.
Lasarte probó y arriesgó. Dio ingreso desde el entretiempo a Sebastián Rodríguez por Brian Lozano. El medio quedó con menos contención, pero había que jugar.

Pasaban los minutos y el gol no llegaba. Y Lasarte arriesgó más: Rodrigo Aguirre fue por Jorge Fucile y Nacional pasó a jugar con tres en el fondo. Y el empate que no llegaba. Llegó el momento de Martín Liguera por Seba Fernández.

Hubo más fútbol y peso en el área. Llegó el empate de Aguirre y enseguida hubo dos chances más. Hasta que llegó el segundo, otra vez de Aguirre. Pudo haber más. Dos y hasta tres más. Pero se llegó al final con un gran triunfo ante un gran rival y también ante la adversidad de ir en desvetaja cuando no se merecía.

Ganó el Decano que demostró una vez la madurez de un plantel preparado para sobrellevar adversidades.

via decano.com

Pasaron 36 años ya

El 11 de febrero de 1981, Nacional se consagró Campeón del Mundo por segunda vez.
La segunda Intercontinental se fue armando paso a paso bajo la conducción de dante Iocco en la presidencia y la dirección de Juan M. Mujica y Esteban Gesto.

Tras un comienzo que no entusiasmó a sus hinchas, con un cuadro combativo pero de poco nivel técnico, Nacional (dirigido por Juan Martín Mujica y el profesor Esteban Gesto) fue mejorando sus performances después de doblegar en Semifinales a Olimpia de Paraguay y O´Higgins de Chile. En las finales se encontró con Internacional de Porto Alegre, equipo en el que brillaba el nuevo astro Roberto Falcao, pero la defensa uruguaya se había fortalecido con la presencia de un gran jugador, Hugo De León y en la delantera brillaba un oportuno goleador, Waldemar Victorino.

Nacional había alcanzado la conquista de América, también había alcanzado el título de mejor del Uruguay, con una amplia ventaja, 7 puntos sobre el segundo que fue Wanderers, y 10 puntos sobre Peñarol; pero para nuestro club no había un techo aún, y al levantar la mira, vemos en el horizonte, la conquista del mundo. En Europa, el equipo inglés de Nottinghan era el monarca de Europa, por segunda vez consecutiva. En el año 79′, este equipo luego de una campaña espectacular se consagró campeón por primera vez en su historia, se coronó campeón invicto, al vencer en la final al equipo sueco Malmoe. Al coronarse campeón al siguiente año demostró que se trataba de un equipo poderoso. El camino del equipo Europeo en la campaña de la Copa de Europa, venció al equipo sueco Osters Växjö 2 a 0 y en la revancha empató 1 a 1. En octavos de final le tocó jugar frente al equipo Arges Petesti de Rumania, de local 2 a 0 y de visitante 2 a 1. En cuartos de final enfrentó al equipo de Alemania Democrática, Dynamo de Berlín, luego de caer como local en Nottingham por 1 a 0, venció de visitante al equipo alemán por 3 a 1. En la semifinal jugó frente al Ajax, a este lo eliminó al vencer en Inglaterra por 2 a 0, y fue derrotado por 1 a 0 de visita. La final la jugó en el Estadio del Real Madrid frente al equipo de Alemania Federal, el Hamburgo. Venció en aquella final por 1 a 0, con gol de Robertson. El equipo del Nottingham no fue solamente el campeón inglés o el campeón de Europa había llegado a tener el récord de 42 partidos sin ser derrotado. El enemigo era increíblemente poderoso.

El concertar la final frente a éste equipo sin duda fue muy difícil, debemos mencionar algunas dificultades que los dirigentes tricolores debieron sortear para poder pactar el encuentro o los encuentros. El año anterior no se disputó la Copa Intercontinental, el equipo rojo declino jugar las finales frente al equipo de Olimpia de Paraguay. Ya nos había pasado en la final anterior que debido a los problemas que tuvieron los equipos europeos cuando disputaron los encuentros en América especialmente frente al equipo de Estudiantes, dejaron una mala impresión a los equipos del viejo continente; unos de los equipos que tuvieron problemas fue el Manchester United. También las fechas de las disputas de las finales, debido a la agenda muy comprometida que tenían los equipos ingleses.

Se hicieron gestiones frente a las principales autoridades de la Confederación Sudamericana, y frente a la U.E.F.A., estos dirigentes estaban de acuerdo con la disputa de la final, aunque siempre preferían que se jugará como era tradicional con partidos de ida y vuelta. Decimos esto porque había surgido la idea de la empresa West Nally, que actuaba en el ramo de la organización de espectáculos deportivos, la realización de un sólo encuentro a realizarse en terreno neutral.

Con la partida rumbo a Inglaterra el dirigente José Sassón llegó a un acuerdo con los principales del Nottingham. Si el Nottingham quedaba eliminado en la primera fase de la Copa Europea, correspondiente al año 81′ se jugaría un solo partido en Tokyo, el 11 de febrero, en caso contrario se jugarían dos partidos el primero el 4 de febrero, en Montevideo y el segundo el 31 de marzo. Al quedar eliminado en la primera fase frente al equipo Checoslovaco de CSKA, quedó resuelta la fecha de disputa de la final, Nacional – Nottingham, se verían las caras en Tokyo.

Nacional se había desprendido de un gran jugador como lo era Hugo De León, que se había traspasado al Gremio de Porto Alegre. Nacional había sido la base de la conquista de la selección uruguaya, que disputó la Copa de Campeones del Mundo, que se disputó en Montevideo y que Uruguay se quedó con ese campeonato tras un gol en la final de Waldemar Victorino, en el mismo arco en que había definido la final América, y casi de la misma forma.

La delegación que partió rumbo al sueño de la conquista del mundo estaba integrada por: como delegados fueron el Presidente Dante Iocco, el Secretario General Dr. Rodolfo Sienra, Segundo Vicepresidente Dr. Joaquín Reyes Delgado, y el Vocal Walter Noriega. Juan Martín Mujica, y el Profesor Esteban Gesto, como técnicos. Equipier Walter Haynes, Masajista Enrique Olivera. Los jugadores fueron: Rodolfo Rodríguez, José Hermes Moreira, Juan Carlos Blanco, Daniel Enríquez, Washington González, Denis Milar, Víctor Espárrago, Arcenio Luzardo, Alberto Bica, Waldemar Victorino, Julio Cesar Morales, Miguel Pereyra, Héctor Molina, Oscar Aguirregaray, José R. Cabrera, Rogelio Ramírez y Dardo Pérez.

Con la concreción de este encuentro, se iniciaba la nueva forma de disputa de la final intercontinental, a partir de ahora se jugará con un solo encuentro a disputarse en Japón. El juez de aquél encuentro fue el israelita Abraham Klein. Formó con Rodolfo Rodríguez, José Moreira, J. C. Blanco, Daniel Enríquez, Washington González; Arcenio Luzardo, Víctor Espárrago, Denis Milar; Alberto Bica, W. Victorino, Julio Cesar Morales. El equipo Europeo, del cuál ya mencionamos sus increíbles triunfos, contaba con jugadores exquisitos tales como Peter Shilton, un eterno arquero, defendió a los rojos durante varias temporadas, siendo el jugador que más veces defendió la camiseta del seleccionado Inglés. Trevor Francis, un jugador excelente, quizás en aquellos años el mejor o uno de los mejores jugadores del mundo, era por quien pasaba todo el juego del Nottingham. Robertson, un jugadores escocés muy bueno, fue el scorer de la final de Europa. Enfrentábamos a los maestros del fútbol, una vez más los ingleses se ponían delante de nuestro camino. Nacional nació luchando frente al desdén de los ingleses, esta vez, fue algo parecido, nuestros muchachos estuvieron acordes a las atenciones que recibieron del público nipón. Mientras ellos realmente tuvieron actitudes no muy educadas. En ese sentido Nacional ganó también. Aquella madrugada del 11 de febrero, estuvimos todos los bolsilludos despiertos y muy nerviosos, esperando el desenlace de esta ansiada final.

Recordamos que el partido fue al comienzo de estudio, de tanteo, Nacional como siempre, jugó con referencias de marcas, una de ellas, quizás la decisiva fue la marcación que el capitán, Víctor Espárrago tuvo que realizar frente al gran jugador que era Trevor Francis. Este jugador inglés, quizás nunca tuvo en su contra una marcación tan férrea como la que recibió aquella tarde, fue tan intensa que Víctor recibió la tarjeta amarilla en los primeros minutos del partido, lo que significó para nuestro capitán que debía cuidarse, pues ahora jugaba en el filo de la navaja.

Nacional estuvo replegado en esos primeros minutos como estudiando el partido, además esperaba que el rival atacara para poder sacar el contragolpe, un arma que Nacional sabía utilizar muy bien. Hasta que logró sacar el primero de ellos, Luzardo ubicado en el centro del campo, dio un pase a Moreira, éste logro hacerse del balón y a correr,… ” dale ‘chico’, dale “. La pelota pica para cualquier lado, la cancha no era buena, la acomoda un poco con la cabeza, llega por la punta a la altura del área, sigue unos pasos más, casi sobre el final del campo cerca del banderín, logra sacar un centro rasante hacia atrás, el famoso centro de la muerte, para que quien viniera a la carrera pudiera pegarle y terminar en gol aquella jugada. Le había salido a la marca un rival, el cual no llegó a tiempo para cerrarle el paso a Moreira, un defensa que venía a corriendo cerca del vértice del área chica no pudo detenerse y estiro la pierna pero la pelota lo supera, desde el punto penal, venia corriendo Victorino, con otro defensa exigiéndole, éste logro empujarla en forma casi paralela al arco, con esta maniobra dejó unos pasos atrás al defensa que lo marcaba pero, se enfrentaba al defensa que no había podido llegar al cierre que había quedado en el borde del área chica, en esos instantes, entre que deja a uno y el otro le sale al encuentro, Victorino, que saltando, o terminando de acomodarse con su pierna izquierda, esperando el momento justo para poder sacar el latigazo, esperaba que fuera el momento ideal, con toda la tranquilidad del mundo se tomo su tiempo, pero para nosotros se demoró todo el tiempo del mundo. Cuando salió el disparo Shilton le achico el arco, el defensa no le iba a dar más espacio, y le pegó fuerte y arriba, quizás en el único lugar que podía entrar, por sobre el cuerpo del arquero del Nottingham. Locura general, cuando se infló la red, Montevideo se infló con el grito de gol de una ciudad, de un país, Nacional ganaba 1 a 0, la lógica, caía derrotada por Nacional, porque nuestro campeón era quien arrancaba ganando.

El equipo siguió entonado, era el dominador del encuentro, no pasaba demasiadas preocupaciones, tanto es así que se le anulo un gol lícitamente convertido, un golazo de Luzardo, nadie pudo explicar el motivo de la decisión del juez. Algunos creen que la pelota le había pegado en la mano a nuestro gallardo defensor, otros que Victorino estaba fuera de juego, ninguna de las dos el juez lo anulo mal. Así terminó el primer tiempo con una victoria parcial de 1 a 0, que no reflejaba lo que había sucedido en la cancha, Nacional debía ir ganando por 2 a 0, de no ser por el gol mal anulado.

En el segundo tiempo, al comienzo Peter Shilton deja una pelota suelta que Bica transforma en gol, otra vez el juez, lo anulo, ahora sí lo anulo de “chorro” que era, el línea inventó un offside que no existió. El partido era parejo, gracias a la participación de quién impartía justicia(¿?). Esto motivo la reacción del equipo inglés, que además de poseer un excelente equipo contaba con la colaboración de éste muchacho.

El Nottingham Forest, dominó de allí en más las acciones, lo que tuvo como consecuencia la excelente actuación de Rodolfo Rodríguez, que tuvo atajadas espectaculares, el fondo tricolor se vio sobrecargado, dónde se mostraron en su real dimensión Enríquez y Blanco. Trevor Francis jugaba ya en posición neta de delantero, lo que motivo que no estuviera en el medio campo Espárrago. El final no llegaba más, y ellos estaban más arriba, no podíamos sacar el contragolpe en ningún momento, ellos estaban jugando a la desesperada, y realmente asediaban, no hubiera sido justo el empate del Nottigham, porque no hubiera reflejado lo que aconteció en el campo.

El partido era largo no terminaba más sufríamos como locos, estabamos realmente nerviosos, el equipo inglés estuvo a punto de empatar. Muchas veces gritamos que lo terminara, hasta que casi, casi, Trevor tenía para hacer el gol y el gran quite de Espárrago, y el juez habrá visto que era imposible que nos empataran y lo terminó. El alivio se hizo efectivo con un grito con toda la voz: ¡Nacional nomá!. Lo que fue acompañado por un llanto de emoción, de esa risa nerviosa de alegría, de mirar y de no poder creer que Japón había conocido a su primer Emperador del fútbol, Nacional, y se inclinaban en señal de respeto, porque habían visto al nuevo Campeón del Mundo.

El país se lanzó a la calle una vez más, el equipo de su amor, había logrado alcanzar nuevamente el lauro mundial, fue una jornada, de festejo. Nacional había conseguido en ser el primer club en el mundo en ganar la copa en Japón, además la copa de la empresa patrocinadora del evento la Copa Toyota, Waldemar Victorino se hizo acreedor al premio del jugador más valioso de la final.

De regreso a Montevideo, la locura fue general, desde el aeropuerto hasta la sede, eran miles y miles de uruguayos que manifestaron su jubilo, el enjambre humano era increíble, las familias agradeciendo el triunfo a sus muchachos, la gente volvía a festejar, una caravana interminable de autos acompañaba al ómnibus que transportaba a los mejores del mundo. El club había llegado a la cima, el sitial que sólo le pertenece a Nacional.

NACIONAL 1 / NOTTINGHAM FOREST 0
Fecha: 11 de Febrero de 1981
Cancha: Estadio Nacional de Tokio
Juez: Abraham Klein (Israel)

NACIONAL: Rodolfo Rodríguez, José Moreira, Juan C. Blanco, Daniel Enríquez, Washington González, Denis Milar, Víctor Espárrago, Arsenio Luzardo, Alberto Bica, Waldemar Victorino y Julio César Morales.
Nottingham Forest: Shilton, Cray, Anderson, F.Cray, Burns, Ponte, Lloyd, Wallace, O´Neill, Francis y Robertson.
Gol: 10 min. Waldemar Victorino.

via decano.com

Complicado, como todo debut

Luego del triunfo ante Juventud, Liguera, Kevin y Arismendi dejaron sus impresiones.
Martín Liguera dijo que fue un partido complicado, consideró que “los debuts son siempre difíciles. Nos faltó un poco de precisión, por eso es importante arrancar ganando. Hubo nervios por momentos, pero nos iremos sintiendo cada vez mejor con los partidos. “

Explicó que lo importante era ganar y expresó que “Kevin Ramírez está un cambio más arriba, hay que buscarlo y darle confianza porque es un jugador desequilibrante.”

Ante la consulta sobre la última atajada de Esteban Conde, Martín contó que “Conde está para esas pelotas decisivas y nosotros tenemos una tranquilidad tremenda teniéndolo en el arco.”

Sobre el equipo analizó que “hace un tiempo que este equipo juega junto y eso se nota. Hoy hay que decir que faltaron jugadores importantes, pero lo pudimos disimular bien”.

Kevin Ramírez que la rompió por la banda zurda y fue imparable durante todo el compromiso, consideró que “Nacional juega muy bien y arrancamos el torneo con el pie derecho. Más allá de mi rendimiento, todos jugamos bien hoy y eso fue clave. Los amistosos nos sirvieron mucho para llegar a este punto. Nosotros estamos convencidos de lo que hacemos. Vamos a ir partido a partido” expresó el autor del único gol del partido.

Diego Arismendi también vio un partido complicado, como todo debut: “hacía mucho que no jugábamos oficialmente y había ansiedad. En el primer tiempo estuvimos lentos en la transición defensa-ataque, pero luego intentamos presionar más adelante. En el segundo tiempo se vio un equipo más intenso

via decano.com

Falleció Héctor “Ciengramos” Rodríguez (1935-2017)

Uno de los futbolistas más grandes de la historia del Decano.
Nacido en Paysandú, fue campeón uruguayo 1957, además de ser el autor del gol más rápido de los clásicos y de tres tantos ante el tradicional adversario el 18/8/57.

Defendió a Nacional entre 1954 y 1962, con 109 partidos y 34 goles oficiales.

Velatorio:

Domingo 5 de febrero: Empresa Martinelli, de 08:00 a 13:00 horas.

Sepelio:

Domingo 5 de febrero: Parque del Recuerdo (Ruta Interbalnearia), 13:40 horas.

El recuerdo para “Ciengramos”

Ha muerto “Ciengramos” Rodríguez y sería muy fácil encontrar la metáfora para despedirlo: “las moñas se fueron al cielo”
Porque “Ciengramos” fue, sin duda, uno de los más endiablados futbolistas con alma de potrero que haya existido, y quizá estamos limitando el concepto al describirlo, debiendo decir simplemente “el mejor”, porque en ese sentido era incomparable.

Surgió junto a Héctor y Raúl Núñez y Julio Acosta, un cuarteto que maravillaba en la Tercera División y que, súbitamente, fue ascendido al primer equipo en un torneo de verano.

Boca e Independiente sufrieron, al influjo de actuaciones memorables de los cuatro más Romero, goleadas que ni los más acendrados hinchas podrían creer.

De ese cuarteto, tal como lo reconoció quien continuó luego su carrera como técnico, Héctor Núñez, era “Ciengramos” quien tenía un “ángel” especial.

Quienes lo vimos en el campo de juego sentimos hoy una profunda tristeza, porque Núñez tenía razón. ¡Cuánto “ángel” tenía “Ciengramos”!

Nos parece verlo con ese drible infernal que le salía naturalmente, como formando parte de su esencia de futbolista sin par y nunca como un recurso para humillar al adversario, quien incluso así lo sentía.

Era tan endemoniado su drible, que un rival tradicional, Néstor Goncalves, le decía en los clásicos: “petiso de porquería, ándate para otro lado, no me vengas a jorobar a mí”, y en ello, más allá de una supuesta vedada amenaza, existía en realidad un reconocimiento y admiración.

Porque eso era lo que provocaba “Ciengramos”. ¡Admiración!
Su faceta de futbolista admirablemente dotado la puso de manifiesto esencialmente en un clásico que Nacional ganó 3-0, con tres goles suyos.

Allí abrió el libro de su repertorio notable, con sus moñas imparables, con sus pases magistrales y su tiro certero, porque no hay que engañarse: era también un gran shoteador.

¡Cuánta alegría había en su fútbol!

Su presencia por sí sola originaba un espectáculo dentro del propio partido.

Era imposible aburrirse en un partido donde estuviera jugando “Ciengramos”.

Y si alguna persona piensa que estamos exagerando, recurrimos a un testimonio insospechable: el de Oscar Moglia.

Quien fuera el más notable basquetbolista uruguayo de todos los tiempos, sentía una admiración muy grande por “Ciengramos”, y lo iba a ver jugar siempre.
Nunca se supo de qué cuadro de fútbol era Moglia, sabiéndose que siempre iba a ver a los “grandes” y muchas veces a Danubio.

Pero cuando “Ciengramos” pasó a Rampla Juniors, Moglia le dio prioridad a Rampla porque allí estaba él.

Pregúntesele al hijo de Moglia, al también famoso “Oski”, y confirmará lo que decimos.

Recordamos este hecho porque estimo que los “grandes” solo pueden sentir admiración por los “grandes”.

Y si el más grande en su especialidad admiraba a “Ciengramos”, con este simple recuerdo el elogio queda hecho.

El apelativo “Ciengramos” le ganó al nombre. Porque así simplemente lo llamaban la mayoría de las veces los comentaristas y relatores deportivos, y ni que decir los propios hinchas.

Pero hoy el apelativo queda muy corto.

No son “Ciengramos”, son varios kilos de calidad que hoy traspasan la barrera del tiempo para quedar incorporados en la eternidad como un jirón del alma de Nacional.
Dr. Hernán Navascués

nacional.uy

Debut con triunfo merecido

Por mínima pero con superioridad, Nacional venció a Juventud.
Primer tiempo. Nacional comenzó atacando en los primeros minutos del partido presionando en campo rival. A los 2’ Kevin Ramírez desbordó en dos oportunidades, puso la pelota atrás y por poco no pudo ser conectada por Hugo Silveira.

Antes de los 4’ más presión y un remate de Colo que pasó cerca del arco pedrense. El Decano seguía presionando. Cerca de los 10’ se arriesgó Juventud en ofensiva y exigió a nuestra defensa con corners y alguna falta que terminó en el área tricolor.

A los 13’ una buena atajada de Coco ante tiro libre de Ezquerra, Juventud ya no era asediado y ahora ahogaba al tricolor en su área. A los 15’, Macaluso remata y la pelota se desvía en Jorge Fucile.

A los 19’ nuevo remate desde afuera del área, esta vez de Kevin, pero es retenido el balón por Juan Castillo. A partir de ese momento Nacional retomó el control del juego pero sin llegar con peligro. Solo un remate de Papelito a 5’ del final que pasó por encima del travesaño.

Nacional presionó bien pero le faltó claridad en la última habilitación; en defensa tuvo un buen primer tiempo pero en el medio los equipos se alternaron el predominio del juego. Justo empate.

Segundo tiempo. Los equipos salieron sin cambios para el complemento. A los 48’ el primer remate franco de Nacional, Silveira de zurda y la pelota pasó cerca del segundo palo pedrense.

El Decano continuaba presionando al rival pero sin precisión en el último pase. El partido se tornó entreverado y con interrupciones en los primeros 10’.

55’ Kevin desborda, remata y exige a Castillo que envía al corner. A los 56’ Lozano remató por encima del horizontal. Un minuto después Martín Ligüera ingresó por Seba Fernández. A los 58’ y 59’ Nacional exige y está cerca, ambas con Lozano como actor principal.
A los 60’ Liguera habilita a Kevin, este remata de zurda y convierte el primer gol del partido. Era merecido a esa altura.

A los 62’ una falta ordinaria de Emiliano Albín que debió ver la roja pero solo se llevó una amarilla. A los 65’ otro desborde y remate de Kevin que pasó cerca. A los 68’ se lo perdió Liguera por poco tras otra gran jugada de Kevin, una más.

A los 73’ debutó oficialmente Rodrigo Aguirre que ingresó por Hugo Silveira. El partido prosiguió con dominio de Nacional que estuvo cerca varias veces de convertir el segundo pero no pudo lograrlo.

En el segundo minuto de los descuentos, la defensa pierde por primera vez en el juego aéreo pero Coco Conde en estupenda intervención evitó la caída. Hubiese sido injusto pero así es el fútbol.

La figura descomunal de Kevin de estupendo partido, la seguridad y presencia de la zaga central de muy buen partido, un buen segundo tiempo de Porras y la entrada inspirada –como es habitual- de Ligüera fueron los pilares del triunfo tricolor.

El Decano se llevó los tres puntos, en forma merecida.

¡Vamos por más!

via decano.com

¡Bienvenido, “Tata”!

El viernes 3 de febrero, Álvaro González firmó contrato y se convirtió en nuevo jugador del Club Nacional de Football.

El mediocampista, que proviene de la Lazio de Italia, se reunió en la Sala de Directiva con el presidente tricolor, Cr. José Luis Rodríguez, el secretario general, Heber Lambert, el directivo Dr. Pablo Durán y el gerente deportivo, Alejandro Lembo.

El popular “Tata” mostró su felicidad por esta vuelta al Decano, al que ya defendió con mucho suceso en la temporada 2009/2010.

¡Bienvenido a casa, Álvaro!

HISTORIA. González debutó como profesional a comienzos de 2003 en Defensor Sporting, equipo en el que se transformó en jugador indiscutido en la banda derecha y en el que se mantuvo hasta mediados de 2007 (130 partidos y 8 goles), cuando firmó por Boca Juniors de Argentina.

En los xeneizes conquistó el torneo Apertura 2008 y la Recopa Sudamericana 2008. Acumuló 47 juegos oficiales con una anotación.

Arribó por primera vez a Nacional a mediados de 2009 para jugar la temporada 2009/2010.

La completó a gran nivel con 29 partidos y tres goles (Atenas, Fénix y Danubio). Agregó ocho duelos más por copas internacionales.

Posteriormente, se trasladó a Roma para defender los colores de la Lazio (2010-2016, 146/7 por torneos oficiales).

Jugó, además, cedido a préstamo en Torino de Italia (2015; 4/0) y Atlas de México (2015/2016; 19/0).

A comienzos de 2017 firmó con Nacional para disputar su segunda etapa en el club.

Álvaro es un mediocampista todoterreno, que puede desempeñarse como lateral o mediocampista por derecha y también de mediocentro defensivo. Es un futbolista que posee un notable estado físico, de indudable temple, entrega y espíritu ganador. El típico jugador de partidos importantes, donde nunca suele fallar.

Si bien realizó una gran carrera a nivel de clubes, fue en la selección uruguaya donde se consagró internacionalmente.

Debutó el 23 de mayo de 2006 y, hasta el momento, sumaó 66 encuentros y anotó tres goles (Ucrania, Japón y Chile).

Campeón de América en Argentina (2011), también disputó los torneos sudamericanos de Chile 2015 y Estados Unidos 2016.

Participó en la Copa Confederaciones 2013 (Uruguay fue cuarto) y en el Mundial de Brasil 2014.

Hoy, Nacional se enorgullece de tenerlo de nuevo en sus filas.

via nacional.uy

Tata está

Álvaro González jugará en Nacional.
Las conversaciones entre Nacional y Tata González venían de bastante tiempo atrás. Cuando en el mes de noviembre entrevistamos al presidente José Luis Rodríguez, este nos confirmó –con grabación detenida- sobre algunas conversaciones que venía llevando adelante con importantes futbolistas. Hoy que oficialmente existe la confirmación de que Álvaro Tata González jugará en Nacional, podemos decirlo.

Ahora el “problema” será de Martín Lasarte que contará con un futbolista de selección, de probada clase y adhesión a la camiseta para una zona donde el Decano está muy fuerte y posee variantes. La larga competencia que nos espera en este 2017 les dará la oportunidad a todos.

El contrato que unirá al futbolista con el Club Nacional de Football sería por dos años. Tata llegó en la mañana del miércoles a nuestro país y abordado por los periodistas que lo esperaban manifestó querer jugar “en un equipo que me quiera y que me de la oportunidad de volver a las canchas”, lo que más quiere en estos momentos.

Tata confirmó que le llevará un tiempo poder quedar en libertad de acción, “pero no demasiado”. Se refiere al tiempo que demorará en obtener la libertad de acción a través de FIFA por haberes impagos de su último club, Lazio.

El acuerdo con Nacional quedó confirmado luego del encuentro que Tata mantuvo con el presidente José Luis Rodríguez.

Desde acá solo nos resta decir: ¡Bienvenido Tata!

Mini bio

Álvaro Rafael González Luengo (Tata), nació en Montevideo el 28 de octubre de 1984 (32 años). Mide 1,76 m.

Debutó en Primera División en Defensor Sporting en el año 2003 y fue transferido en 2007 a Boca Juniors. En 2009 llegó al Club Nacional de Football, equipo del que es hincha. En 2010 llegó a SS Lazio de Italia y en 2015 fue cedido al Torino. Ese mismo año pasó club mexicano Atlas para regresar en 2016 a Lazio.

Fue campeón de América con la Selección Uruguaya en el 2011 en Argentina. También obtuvo el título de Campeón de la Copa Libertadores de América 2007 y de la Recopa Sudamericana 2008 con Boca Juniors.

via decano.com