Monthly Archives: abril 2016

¡Qué estreno goleador, “Pacha”!

Ante Fénix, Alfonso Espino marcó su primer gol oficial en Primera División con la camiseta del Club Nacional de Football. ¡Y qué gol!
Fue el que sirvió para obtener los valiosos tres puntos en disputa y para seguir luchando por el bicampeonato uruguayo.

Si bien es cierto que en formativas Espino ya sabía lo que era marcar, e incluso en partidos importantes (40 encuentros y cinco tantos), todavía no había podido festejar en la máxima categoría (59 cotejos).

Y el popular “Pacha” se estrenó a lo grande, con un golazo.

Es que el Decano venía siendo superior a su rival, pero la apertura del marcador no llegaba, hasta que a los 48´ Nicolás López lo habilitó con un taco excepcional y el lateral izquierdo sacó un potente y cruzado disparo que infló las redes.

“Estoy muy contento, es mi primer gol en Nacional. Me faltaba terminar bien las jugadas y hoy, por suerte, se me dio con el gol. Cuando ´Nico´ me la dejó de taco, yo estaba decidido a pegarle al arco. La apreté para que no se levantara y que vaya fuerte contra el palo. Fue un gol en un momento clave, pero ya estábamos dominando”, expresó.

“Lo que intentamos fue hacer circular bien la pelota para tener espacios por afuera. Faltó un poquito más en la culminación. Hicimos un buen partido, más aún cuando quedamos con un jugador más en la cancha. Fénix es un duro rival”, analizó.

Sebastián Fernández, de retorno al primer equipo.

“Me preparé mucho para estar bien, me cuidé. Este resultado da un envión anímico muy importante. Estamos bien, buscamos ser competitivos, vamos a ver hasta dónde podemos luchar, pero tenemos plantel para pelear en todos los frentes”.

via nacional.com.uy

Gran triunfo tricolor

En un partido muy complicado, por el rival y por la desconcentración que generó toda la situación anormal previa al partido, Nacional sacó tres puntazos.
Dominio sin eficacia. Nacional comenzó el partido como se había anunciado con dos volantes por adentro, dos carrileros, y dos delanteros bien sueltos moviéndose por todo el frente del ataque. El dominio del terreno y el balón correspondían a Nacional pero con muy poca profundidad sobre el arco rival. Incluso la primera jugada clara de gol fue el penal, espantosamente mal cobrado por el árbitro, que en un forcejeo por la posición sancionó lo que pudo haber cambiado totalmente el trámite y el resultado del partido. Por suerte Fénix no aprovechó la oportunidad.
Con diez fue muy superior. Sobre el final del primer tiempo el canadiense ex Nacional Lucas Cavallini fue expulsado correctamente por segunda amonestación. Esto tuvo clara incidencia en el segundo tiempo, en el que prácticamente el Bolso fue el único protagonista dominando cancha y esférico, jugando casi todos los minutos en cancha albivioleta. Seguía faltando algo de profundidad ya que Nicolás López y Sebastián Fernández se tiraban muy atrás y no quedaba nadie dentro del área para ser el referente a quien enviarle el balón cercano al arco. Teniendo en cuenta esto el gol podía venir con algún remate de afuera del área o en alguna pelota quieta. Y así fue que vino el gol de Alfonso Espino que sigue mejorando día a día, transformándose para mí en uno de los mejores laterales izquierdos del medio.

Gran triunfo ante un gran rival. El partido, si bien tuvo un claro merecedor del triunfo, fue complicado, por el rival, y por la desconcentración que generó todo lo sucedido previamente al partido en donde los jugadores de Fénix y el cuerpo técnico tuvieron inconvenientes con la fuerza policial, lo que llevó a que comenzara una hora y cuarto más tarde. Además el llevar tan solo un tanto de ventaja mantuvo la incertidumbre del resultado hasta el final, aunque es justo decir que nunca llegaron con peligro al arco de Esteban Conde. Para mejorar un aspecto que ante equipos de mayor jerarquía será decisivo. Falta mucha profundidad y generar mayor y mejor peligro sobre el arco rival. Las jugadas son bien hilvanadas en el medio de la cancha, pero terminan generalmente en malos envíos al área o en remates desviados, sin peligro para los rivales. Pese a este inconveniente, el Decano sacó tres puntos importantísimos que vienen muy bien en lo anímico para la recta final del semestre en la que se juega muchísimo. A seguir mejorando y sobre todo ganando que en definitiva es lo más importante en el fútbol.

via decano.com

Homenaje a la Verdad Nacional

Se llevó a cabo el homenaje a los historiadores tricolores que elaboraron el informe del decanato. Una defensa de la historia nacional, que hoy, 25 años después, no ha podido ser retrucada.
El acto contó, además, con la presencia de la plana mayor de la Comisión Directiva del club, encabezada por su presidente, Cr. José Luis Rodríguez, y por los representantes de todas las comisiones de la institución, destacando la de Historia y Estadística, organizadora del evento.
En primera instancia, fue el mandamás albo el que tomó la palabra.

“Buenos días a todos los presentes y muchas gracias por asistir a este acto tan especial para todos los nacionalófilos. Hoy estamos conmemorando los 25 años del brillante trabajo que un grupo de historiadores del Club Nacional de Football, con la recopilación de una cantidad de documentos verdaderamente increíble, hizo para, por si hiciera falta, defender el decanto de Nacional. Es un trabajo que nunca tuvo una respuesta, por lo cual sabemos que Nacional es el decano de nuestro fútbol. Este es un acto para ratificar que la verdad es un valor Nacional. Hoy más que nunca nos sentimos orgullosos de ser hinchas y socios de este club”, señaló.

Posteriormente, fue el turno del presidente de la Comisión de Historia, Cr. Juan José Melos.

“Hoy no solamente estamos conmemorando un aniversario tan destacado, que hace referencia a 25 años de silencio, también hablamos de los títulos del campeonato uruguayo, y no lo hacemos para pelear con nadie sino pura y exclusivamente para defender la verdad, ese valor Nacional al que hacemos referencia”, comenzó diciendo.

“Si mañana institución alguna se sumara años que no vivió, títulos que no conquistó o se definiera de tal manera con una asignación terminada que nadie le confirió, nosotros vamos a estar allí, no para pelearnos con nadie, sino a lo Nacional, con respeto y con argumentos para decir la verdad. Es una lucha y defensa por la verdad”, concluyó.

Finalmente, fue el Dr. Hernán Navascués el que cerró la oratoria. A su lado, el Dr. Carlos Rodríguez Labruna. Recordemos que tanto Navascués como Rodríguez Labruna integraron la Comisión por el Decanato de 1991.

“La emoción que nos embarga hoy es muy grande. Lejos estábamos de pensar en aquel entonces que un día se iba a motivar una reunión como la de hoy, en la que recordáramos aquella época. Tantos otros también fueron cultores de aquel gran trabajo. Y el resultado fue brillante. Es convincente, imprescindible para aquel que quiera saber la verdad de la historia. Es un documento importantísimo, todo valorado con notable precisión”, inició.

“Alguien se pregunta, ¿por qué estamos enfrascados en esta discusión? ¿Por qué la discusión del Decanato? La respuesta más sencilla que tenemos es que, para terminarla, eso significaría aceptar la versión oficial del Club Atlético Peñarol y ese relato no nos satisface porque tenemos los elementos documentales establecidos a través de lo que ha sido el trabajo de la Comisión, y que está resumido en el documento del Dr. Tarigo, para señalar por qué no nos satisface y para señalar que, a su vez, ese documento de 1991 es la versión más apropiada para cualquier observador imparcial que no esté situado en un ángulo valorativo de su pasión deportiva y que lo pueda mirar desapasionadamente. El mayor valor que tiene este documento, y estoy seguro de eso, es que el observador imparcial va a encontrar ahí la fuente más objetiva y más precisa. Por eso es que lo mejor que podemos decir en homenaje, no a la Comisión sino al documento, es que este es un documento que en cualquier momento y circunstancia va a convencer a cualquier observador, no importa en que punto espacio-tiempo esté ubicado. Ese es el legado principal”, finalizó.

Recordemos que el texto de dicho informe, donde se establece la verdad sobre la historia del Decanato en nuestro fútbol, se puede descargar aquí.

Este homenaje también fue dirigido para todos aquellos historiadores tricolores que han luchado por imponer y difundir la verdad.

En definitiva, la oportunidad fue propicia para resaltar la importancia de la verdad como un valor “Nacional”.

via decano.com

La cara por el fútbol uruguayo

Nacional jugó un partido sin la necesidad de ganar para clasificar, ante un gran equipo, y con varias bajas y perdió. Pese a esto se transofrmó en el único equipo uruguayo clasificado a octavos.
Parejo en el primer tiempo. Tal como lo anunciamos, Nacional salió al campo de juego con un esquema similar al que venía utilizando en los últimos partidos. La diferencia estuvo en los nombres en cancha. Seis de los habituales titulares no fueron de la partida por diferentes circunstancias, y eso en cualquier equipo del mundo se siente. También como lo previmos Nacional salió con la idea de esperar con un bloque defensivo parado en cuarta cancha a la hora de defender, y a partir de allí lanzar en velocidad a los delanteros. A la hora de tenerla el mecanismo fue el de siempre, intento de salida desde el fondo con pelota dominada, y muchos toques buscando encontrar espacios. Rosario Central realizó un trabajo muy similar. A la hora de defender se abroquelaban muy bien, sin dejar espacios, y a la hora de atacar movían el balón con muchos toques, movilidad y triangulaciones. A ambos equipos les faltó profundidad, y esto hizo que el primer tiempo transcurriera en el medio de la cancha, aunque por el lado tricolor hubo un par de jugadas que pudo haber abierto el marcador. Primer tiempo parejo, en el que una pelota quieta desbalanceó el tanteador a favor del rival. Algo que también habíamos anunciado. Los zagueros de Central van muy bien de arriba y había que estar atentos. Además fue una jugada trabajada, con cortinas previas.
Adelanto de líneas. En el segundo tiempo el Bolso intentó adelantar las líneas en busca del empate, y el equipo rosarino con resultado a favor se retrasó unos metros. Pero a Nacional ayer la faltó profundidad. La pelota era bien distribuida de izquierda a derecha buscando espacios para atacar, pero enseguida que encontraban alguna resistencia del rival, el balón volvía atrás para comenzar de vuelta. Faltó alguien que rompiera las líneas defensivas con algún pase filtrado, o con alguna gambeta. Faltó arriesgar. Cada vez que se sentían en riesgo la pelota era devuelta a la zaga, y así es muy difícil llegar a definir al área contraria. Promediando el segundo tiempo ya vino el segundo gol en una pelota en la que agarran mal parada al tricolor que estaba jugado al empate, y allí terminó el partido.

Partido previsible. Ayer en la nota previa escribí en el párrafo final que este era un partido complejo para Nacional. El rival venía urgido de puntos para clasificar, y el Bolso estaba en la situación contraria. Y eso generalmente al uruguayo le juega en contra. Si a esto sumamos que nos faltaron seis titulares habituales, y que jugamos con un gran equipo, con un gran técnico, el partido era riesgoso. Por estas mismas circunstancias es que el partido de ayer sirve de poco para el análisis a futuro. Los octavos de final, sea contra quien sea, serán partidos con los jugadores enchufados al 100 % y seguramente con todos los futbolistas a disposición del técnico tricolor. Que el rival, por haber salido segundos, sea más difícil es algo que poco me preocupa. Lo único que entiendo importantes es que no toque un viaje largo, ya que el partido de vuelta se jugará unos días antes del clásico por el Uruguayo. El resto se verá en la cancha, y si toca un rival complicado y lo sorteamos, saldremos muy fortalecidos para el futuro en lo internacional y en lo local. Para destacar una vez más que el Bolso es el único equipo uruguayo clasificado a octavos de final, sacando el pecho por el fútbol uruguayo. ¡Arriba Nacional!

via decano.com

“Fuimos claros dominadores”

Tras el 4-2 ante Defensor Sporting, el entrenador Gustavo Munúa y los futbolistas Mauricio Victorino y Felipe Carballo dieron su opinión del encuentro.
Gustavo Munúa

“Tuvimos controlado el partido en todo momento, el marcador es corto para las situaciones de gol que dispusimos. En el primer tiempo, Defensor remató una vez al arco e hizo un gol. Nosotros fuimos claros dominadores. Igualmente, se pueden corregir algunas cosas. Nos faltan jugadores importantes, pero, por ejemplo, hoy Felipe (Carballo) hizo un partidazo, estamos muy contentos por él y por todo el equipo. Nacional hizo un gran desgaste y salió decidido a ganar el encuentro desde el primer minuto”.

Mauricio Victorino, quien nuevamente redondeó un buen juego en la zaga.

“El partido estaba controlado, pero nos complicamos nosotros sobre el final, más allá que Defensor empujó. Se nos complicó porque bajamos la intensidad, quizá por la ventaja que teníamos, pero eso no nos puede pasar. Nos venía costando cuando salíamos del Parque, eso era algo pendiente con nosotros mismos, pero salimos bien, dominamos y la ventaja fue justa. Siempre es difícil jugar en esta cancha, pero merecimos los tres puntos y estamos contentos”.

Felipe Carballo, autor de un gol (el primero oficial suyo en siete encuentros) y figura del partido.

“Más allá de mi primer gol en Primera, lo importante fue que ganamos. Nos venía costando mucho salir del Parque, pero hoy pudimos jugar muy bien, tuvimos tiempo y espacio para hacer nuestro juego. Les agradezco a mis compañeros porque ellos me dan tranquilidad para jugar. Ahora estamos logrando la regularidad que queríamos. ¿El gol? Vi que tenía espacio y me animé, me tuve confianza”.

via nacional.com.uy

Gran triunfo tricolor

Nacional ganó con comodidad ante Defensor Sporting: dominó el partido casi en su totalidad y fue muy superior al rival de turno.
Dominio del medio campo con espacios. Nacional arrancó como se había anunciado, con un 4 – 4 – 1 – 1 y con Christian Tabó desde el arranque, que era a priori la única duda. Como lo habíamos previsto, el Decano se encontró con bastantes espacios en el medio de la cancha ya que el equipo de Eduardo Acevedo puso a Nicolás Olivera como enganche, que está algo lento y colabora poco en la marca y tres volantes a los que les quedaba grande y ancha la cancha para cubrirla en su totalidad. Teniendo en cuenta esto, el tricolor se adueñó desde el primer minuto del mediocampo, y a partir de allí dominó ampliamente a su rival y el trámite del partido.
Segundo tiempo igual. El segundo tiempo tuvo la misma tónica del primero. Nacional con dominio del centro de la cancha y del esférico, y llegando por las bandas y también por el centro hasta la última zona rival. Recién sobre el final y cuando el Bolso se encontraba cómodo con el resultado y con una ventaja de tres goles, se bajó la intensidad y el equipo violeta se vino arriba intentando una remontada que no se veía por ningún lado, pese a que tuvieron incluso un penal para ponerse a un gol pero que Esteban Conde contuvo.
Muy buen partido y con mucha intensidad. Nacional sigue mejorando en su juego. A su habitual tenencia hoy le agregó mayor profundidad. Quizás el ingreso de un centrodelantero de área haya ayudado a que esto suceda. Leo Gamalho es un jugador que obliga a los zagueros, que empuja y que también obliga a sus compañeros a jugar cerca de él para obtener la segunda pelota. También hay que destacar la mayor intensidad que se tuvo hoy comparándose al último partido ante River Plate por la Copa Libertadores.

En el plano individual sobresale la aparición de Felipe Carballo, un juvenil de las formativas con muy buena proyección. Tiene clase, tranquilidad, buena técnica y mucha dinámica en la marca. Tiene todo para sobresalir al corto plazo en este medio. Una nueva alegría para aquellos a los que nos pone orgullosos ver a nuestros juveniles triunfar en la primera división del club.

Muy buen partido en líneas generales del conjunto, tanto en lo defensivo -con la excepción de los últimos 8 minutos finales como se mencionó anteriormente-, como en lo ofensivo. A seguir mejorando, y a seguir ganando que quedan muchos puntos en juego, y aún hay que jugar contra nuestro tradicional rival quien nos lleva tan solo un punto en la Tabla Anual.

via decano.com

“De corazón”

“De corazón, ustedes me dieron mucho más de lo que yo esperaba”. Con estas palabras, el “Chino” cerró su discurso e inició su última vuelta olímpica, acompañado de su famila.
El “olé, olé, olé, Chino, Chino” bajó repetidas veces de la tribuna y se coló apretado, en el zurdo de la zurda mágica. Álvaro Recoba vivió una noche cargada de emociones, con el saludo en cancha de algunos de sus amigos, y de muchos otros a través de la enorme pantalla gigante acunada en el codo que une la Abdón Porte con la Atilio García. Precisamente de esta tribuna partió el mayor estallido de la noche, cuando el “Chino” tomó su lugar, su clásico lugar en el corredor izquierdo, para dar inicio al partido.
Más de cuarenta futbolistas formaron parte de una fiesta que tuvo de todo. Regalos para los hinchas, shows de acrobacia aérea, murga y hasta la presencia de Raúl Lavié, casi en el cierre, cantando “A mi manera”. La despedida del “Chino”, el emotivo evento que tuvo lugar este jueves, le devolvió a algunos la oprtunidad de volver a pisar el campo del Gran Parque Central, y sentir el calor de la hinchada más numerosa, fiel y seguidora, y a otros tantos la posibilidad de afirmarse por primera vez en suelo sagrado. Entre los primeros estuvieron Tabaré Viudez, Leonardo Burián, Jorge Bava, Ruben Sosa, Marcelo Gallardo, Horacio Peralta, Jadson Viera, Richard Porta, Vicente Sánchez, Iván Alonso, Nelson Abeijón, Alexander Medina, Hugo De León y Felipe Revelez. En el otro grupo se destacaban Francesco Toldo, Iván Zamorano, Carlos Valderrama, Javier Zanetti, Juan Román Riquelme, Oscar Ruggeri y Andrés D´Alessandro.

Hubo muchos goles, muchos cambios, otro tanto de magia, la alegría impuesta por Ruben Sosa, reconocimientos, trofeos y hasta un ingenioso obsequio de parte de la Directiva tricolor, que consistió en un córner. Con banderín y todo. Pero esto es anécdotico. Los 9 goles fueron convertidos por Juan Cruz Mascia , Carlos Valderrama en dos oportunidades, Nelson Abeijón, Alexander Medina, Vicente Sánchez , Juan Román Riquelme, el mismo Álvaro Recoba y el inesperado -también por el “Chino” que desconocía su participación- de Jeremías Recoba, que cerró la parte futbolística y debe haber abierto un montón de esperanzas y emociones en su padre, que fue el que lo habilitó en principio, aunque el pase de gol le haya llegado a Jeremías de parte del “Cacique”, que le devolvió la gentileza de haberlo dejado de frente al arco. Tal vez ese haya sido el primer gol de Jeremías con la camiseta de Nacional, en el Parque Central y ante la hinchada tricolor. Camiseta, estadio e hinchada a la que tanto dio y de los que supo recibir mucho su padre.

Esta enorme excusa vestida de despedida, fue una ocasión de unión familiar. No solo de la sanguínea de Álvaro Recoba, sino de la que está unida en sentimiento por estos tres colores, que el “Chino” supo honrar con la calidad de pocos y el amor de muchos. Me quedó como postal el gesto de mi ocasional vecino de banco, cuando la pantalla proyectaba el gol que -a decir del “Chino”- ocupa el lugar de privilegio en su corazón. Mientras todo el Parque repasaba una vez más esa noche -como lo habrá hecho en grupo y en solitario cada uno de nosotros infinidad de veces- aquel gol que nos dio el triunfo clásico del 2014, mi vecino unía sus manos en gesto de súplica, como seguramente lo habrá hecho aquella tarde del 9 de noviembrte, para estallar en un grito de gol, mientras la pelota le susurraba a los piolines “fue una caricia”.

via decano.com/.